Blog Kilimanjaro

[:es]Como evitar el sobre-entrenamiento.[:en]Lo importante de las 3 capas[:]

[:es]

Al entrenar una de las cosas que se debe tener siempre presente es que los resultados no llegarán de un día para otro y cuando esto se olvida, es donde muchas veces comienza una sobre-exigencia, lo que provoca una sobre-carga y termina en un sobre-entrenamiento.


El sobre-entrenamiento suele ser bastante habitual y si no descansas o tomas las pausas necesarias tus músculos acabarán por fallar, porque tanto trabajo puede volverse en tu contra. Recuerda que los principios de un buen entrenamiento en cualquier disciplina incluyen planificación, progresión y descanso: no podemos exigir un gran esfuerzo a los músculos si antes no les hemos dado el descanso necesario.


¿Cómo solucionamos un caso de sobre-entrenamiento? Lo más importante es dejar descansar al cuerpo para que se recupere como es debido: un par de semanas sin subir a la bici o corriendo de manera muy suave suelen ser suficiente. El entrenamiento de fuerza de las piernas tendrá que ser suave y muy progresivo, comenzando desde cero: la progresión, tanto en intensidad como en tiempo de entrenamiento ha de ser lenta y controlada. Si tienes la posibilidad de combinar tu entrenamiento con masajes de recuperación o realizar algún circuito de spa, será excelente; si no, una muy buena opción es tomar duchas de contraste frío-calor en las piernas, ya que por lo general siempre son las piernas las que se llevan el peso del sobre-entrenamiento.


Pero mucho más importante que solucionar el sobre-entrenamiento es prevenirlo, y la forma más efectiva de no caer en una sobrecarga es la planificación de los entrenamientos: no puedes ir a entrenar sin saber cuál será el objetivo, en cuánto tiempo quieres alcanzarlo y cuál es tu condición física y anímica en cada momento. Conociendo estos tres factores puedes elaborar una planificación del entrenamiento que incluya períodos de ejercicio intenso y semanas de descarga, organizadas de un modo que tu cuerpo consiga ser más eficiente.


Una de las cosas más importantes es tener siempre una sesión de estiramiento y elongación al termino de cada entrenamiento, esto es fundamental para lograr una buena recuperación. Lamentablemente elongar es una de las asignaturas pendientes de los aficionados al deporte: falta de tiempo, desgana o simplemente desconocimiento suelen ser las razones principales por las que no se hacen las elongaciones correspondientes al terminar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los estiramientos forman parte de una buena rutina de entrenamiento: al igual que calentamos para preparar al cuerpo antes de someterlo a un esfuerzo, también debemos avisar a nuestro organismo de que volvemos a la calma y de esta forma prevendremos un posible endurecimiento muscular post-ejercicio.


Así que ya sabes, si quieres tener siempre una buena experiencia al practicar tu deporte favorito toma en cuenta los tiempos de recuperación.

[:en]

Beneficios de vestirse por capas a la hora de hacer deporte.

Usar el sistema de las tres capas puede ser muy beneficioso y mejorar tu rendimiento, ya que es la manera más optima de vestirse si quieres realizar ejercicio.

Son cómodas, flexibles y 100% recomendables para hacer todo tipo de actividad deportiva.


La finalidad de vestir por capas es regular la perdida de calor y la humedad corporal.

Con esta practica, la idea es llevar puesto solamente estas tres prendas de ropa, cada una con una función muy bien definida, logrando combinarlas según las condiciones meteorológicas en las que te encuentres, lo que mantendrá tu cuerpo seco evitando la condensación del sudor, así como también la lluvia o la nieve. De esta manera tendrás una menor experiencia y podrás disfrutar aún más tu aventura.

La manera de combinar estas tres prendas , dependerá de las condiciones del clima. Por ejemplo, en un día despejado sólo necesitarías la primera capa. Si el clima comenzara a tornarse un poco más frío pero no corriera viento, tendrías que abrigarte con la segunda capa. Si por el contrario comienza a llover pero la temperatura es agradable sólo tendríamos que ponerte la tercera capa, dejando la segunda en la mochila. Si las condiciones se vuelven muy adversas, tendrías que utilizar al mismo tiempo las tres capas.

Ahora te detallamos un poco más las funciones de cada capa.


Primera capa / Capa interior

Esta es la prenda que se encuentra en contacto directo con la piel. La tarea principal de esta primera capa es alejar el sudor de la piel, evitando la sensación de humedad y que tu cuerpo se enfríe.
Existen primeras capas de distintos grosores, la debes elegir según las temperaturas y el tipo de actividad que vayas a realizar,

Segunda capa / Capa de aislamiento

La segunda capa cumple la función de aislar térmicamente la temperatura. Esta prenda no genera un calor de manera directa, si no más bien, su misión es retener la temperatura que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento, además de favorecer al mismo tiempo la evacuación del sudor.

Tercera capa /  Capa exterior

La tercera capa tiene la tarea de proteger de tres factores importantes: la primera, es cuidar tu cuerpo de la humedad exterior, manteniéndote seco ante la lluvia o nieve, la segunda misión es proteger del viento exterior, evitando la sensación de frío que provocan las bajas temperaturas y la tercera tarea es cuidarte de tu propio sudor, permitiendo su evacuación ya que las capas anteriores no han debido retenerlo (transpirabilidad).

Ahora ya sabes la función que cumple cada capa, como utilizarlas individualmente y también como mezclarlas para lograr una mejor experiencia en tu aventura.

 [:]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.